Blog

Puerto Rico Se Levanta Con Inteligencia Emocional

No hay duda que el paso del huracán María por Puerto Rico ha sido devastador. Devastados estamos tanto a nivel físico por todo el daño material y al medio ambiente natural que no esperábamos y que ha sido enorme, y también devastados y agotados a nivel emocional y mental por el reguero de emociones que experimentamos cada día desde que se anunció el paso de este huracán.  Definitivamente hay que tener gran fuerza emocional, mental y espiritual para ver este proceso como uno de aprendizaje, aprender a tomar las cosas con calma, practicar la paciencia en todo lo que hay que enfrentar y poder manejar la ansiedad, preocupación y dolor que muchos hemos experimentados es estos días. La realidad es que ha sido un cambio radical en nuestra rutina de vida a la cual poco a poco nos vamos adaptando hasta llegar a la normalidad. Largas filas para conseguir utilidades, falta de comunicación, falta de servicios de energía eléctrica y agua, falta de servicio de internet, y para muchos de los pueblos la falta de suministros de comida, agua, medicamentos y artículos de primera necesidad y la inaccesibilidad.

Yo he visto con mis propios ojos como algunas adultos han llorado, adultos mayores han comentado que mejor prefieren morirse que estar asi pues lo perdieron todo. Otras personas comentar con desesperanza que sus hogares se les inundó y su techo se desprendió. Se me parte el alma y a la vez quiero ser fuerte. Yo misma he experimentado síntomas de ansiedad, pánico, tristeza y desesperanza y de pronto tengo que buscar en mi caja de herramientas de inteligencia emocional para poder armonizar nuevamente mi mente y cuerpo. En todo este proceso me he preguntado, ¿cómo puedo yo decirle a una persona que está bajo estas circunstancias que tenga calma, que todo va estar bien?, y que entienda que todo este remolino de emociones que estamos experimentando no le hace bien a nuestra salud si no se maneja correctamente.

Primero entendamos que este cambio en el ritmo de vida es un choque emocional al que primero nos vamos a resistir y luego nos vamos adaptando, así trabaja nuestra naturaleza. Sin embargo debemos estar conscientes que si no reconocemos nuestra resistencia y evitamos adaptarnos lo más rápido posible, permaneceremos en estados emocionales que son negativos para el cuerpo a largo plazo. Empezando por el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico, que nos vuelve vulnerable a enfermar.  El proceso de adaptación, ver el cambio como un proceso de crecimiento y practicar el “un día a la vez” son las herramienta de inteligencia emocional que me han ayudado y compartiré con ustedes en este espacio.

Como nos adaptamos mejor:

  1. Aceptando que un huracán es un fenómeno atmosférico que tiene un propósito a nivel ambiental y natural. De hecho, gracias a un colega guía de ecoturismo en Puerto Rico, aprendí que hay árboles de nuestro Sistema del Yunque que necesitan de un huracán para poder reproducirse. Debemos aceptar que María es un proceso natural que es parte del ecosistema al que pertenecemos y no controlamos. La aceptación ya nos permite vivir el proceso con mejor adaptación.
  2. Entendiendo que nuestros antepasados vivían con menos de lo que tenemos ahora. Tan reciente como nuestros abuelos, experimentaron vivir a la normalidad con lo que hoy vemos es un cambio radical para nosotros. No tenían luz eléctrica, no tenían teléfonos celulares, no tenían internet ni artículos electrónicos para entretenerse. Además cocinaban en estufas de gas o anafes, lavaban ropa a mano, dormían sin aires acondicionados y compraban los alimentos frescos para cocinar el mismo día. Ellos vivían así y muy felices, disfrutaban de la naturaleza y los niños jugaban fuera de la casa. Todo lo que estamos experimentando ahora mismo debido al paso de María. Esto nos demuestra que es posible sobrevivir sin las comodidades que acostumbramos y disfrutar de ellas hasta que volvamos a la normalidad. Incluso podemos ponernos en posición de agradecimiento por todo lo que tenemos y como vivimos.
  3. Ver el cambio como oportunidad de crecimiento individual y como país. No hay duda que de los cambios y las crisis de aprende a ser más fuerte. A nivel individual adquirimos carácter y resiliencia. Y con la astucia podemos encontrar oportunidades de estos eventos. Como muchos han hecho, que han aprovechado las filas para vender y generar un dinerito extra. Para otros las oportunidades también pudieran darse fuera de la isla. A nivel colectivo, como país igual. Para Puerto Rico es oportunidad de ver que podemos empezar de nuevo y hacerlo mejor. Como por ejemplo, lo son las opciones de reconstruir el país con recursos de energía renovables e infraestructura vanguardista.

Como practicamos el “un día a la vez”:

  • Practica la autoconciencia de ti y tu alrededor: identifica que emociones estas experimentando. Es importante que puedas identificar en ti mismo y en tus cercanos los síntomas de emociones perturbadoras como la ansiedad. A nivel físico algunas personas experimentan falta de apetito, o al contrario comen en exceso. Otros síntomas son el insomnio, la mala digestión y dolor de cabeza. A nivel mental y emocional se puede experimentar bloqueo mental, irritabilidad y desanimo. Una vez las identifiques busca ayuda si crees que no las puedes manejar.
  • Calma tu mente y emociones con los siguientes tips que me han funcionado:
    • Expresa y habla sobre tus emociones con otra persona.
    • Escribe sobre cómo te sientes.
    • Se proactivo, ayuda a tu prójimo necesitado. La compasión nos hace sentir mejor.
    • Agradece por la vida, y lo que tienes hoy.
    • Pregúntate que puedes aprender de todo esto y cómo puedes aprovechar la situación a tu favor.
    • Busca lecturas de auto ayuda.
    • Haz ejercicios.
    • Visita algún espacio natural.
    • Reintégrate a tu rutina normal poco a poco.
  • Ocúpate sólo de lo que puedes resolver hoy y disfruta del caos. Me sorprende ver gente que puede tener un buen sentido del humor en las largas filas por gasolina. Ese es el mejor ejemplo de inteligencia emocional. “Vivir un día a la vez” y disfrutar del caos.

No hay duda de que todos estamos pasando por momentos difíciles. Los momentos así son los que nos permiten crecer si los vemos como oportunidades de aprendizaje. Como dice un dicho de la filosofía Zen “Ten fe de que lo que te está ocurriendo ahora mismo, es lo mejor posible que te puede estar pasando” Todos estamos aprendiendo, creciendo y volviéndonos más fuertes a nivel emocional y espiritual. Admiro la fortaleza emocional del pueblo. Puerto Rico se levanta más fuerte cada día.

Please follow and like us:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *